Carga...

BUENAS PRÁCTICAS

Normas internacionales antipolvo:

Según el BREF (Documento de buenas prácticas de la Comisión Europea) y la EPA (Enviromental Protection Agency de los EE.UU.), la precipitación del polvo se considera como la BAT (Best Available Technology), lo que significa que es la mejor técnica disponible contra los inconvenientes del polvo en el sector de la trituración, las cementeras, las pistas no asfaltadas, las áreas de almacenaje al aire libre, etc.




El uso de un producto humidificador (o producto de porosidad) mejora la absorción del polvo al mismo tiempo que reduce el consumo de agua. Además se beneficia de un consumo energético muy pequeño, lo que lo convierte en la tecnología mejor adaptada (BAT) -> vídeo prueba de humidificación.

La reglamentación europea relativa a la calidad del aire y los desechos está en vigor en la mayoría de los países africanos (incluso con leyes mineras muy severas recientemente en vigor en Argelia desde 2007, en Túnez, en Arabia Saudita, en los Emiratos Árabes Unidos y en Israel desde 2010) y en preparación en Marruecos y en muchos otros países africanos.

Las protestas de los vecinos (a menudo situados cerca de los centros mineros) y las preocupaciones sanitarias de los organismos explotadores (para proteger a sus empleados) son también factores que promueven la inversión en sistemas de protección de las personas y de los empleados, y que fomentan la mejora del ambiente de trabajo. Los objetivos de certificación de las normas ISO requieren llevar a cabo dichas inversiones y de hecho clientes como Lafarge, Cemex, Heidelberg, Holcim, Buzzi, ItalCementi, Eurovia, Bouygues, Eramet, Total y Areva (etc.) han sistematizado su implantación en sus instalaciones de todo el mundo.